PORTADA Editorial Noticias Artículos y colaboraciones Legislación Compra, venta e intercambio Enlaces a clubs, federaciones, etc. Tiradas, campeonatos, competiciones, trofeos Lesiones en el tiro Selecciones del boletín del club Nuestros patrocinadores Algunas fotos Vídeos del club Contacto por correo electrónico

NOCIONES DE RECARGA  (Calculadora de unidades)

El cartucho metálico consta de cuatro partes principales que son la vaina, el pistón, la pólvora y el proyectil. De todos estos elementos el único que no se destruye o inutiliza en el disparo es la vaina, que puede ser reutilizada entre ocho y doce veces.

  Para recargar la vaina es preciso contar con unas herramientas determinadas y que a continuación se relacionan:

Prensa : Las prensas manuales van a ser el soporte de las matrices. Normalmente llevan el empistonador incluido o sea la herramienta que se utiliza para poner un pistón nuevo.

Dies: Los Dies o matrices con las que manipulan la vaina, correspondiente de manera general un juego por cada calibre. Aquí tenemos que añadir el shellholder que suele comprarse aparte y cumple la función de sujetar la vaina por el culote, mientras es manipulada. Los dies suelen ser tres, sirviendo el primero para recalibrar la vaina desempistonar, el segundo para abocardar el cuello de vaina y facilitar la introducción del proyectil y el último para cerrar la boca y fijar el proyectil a la vaina previamente cargada. Hay de tungsteno y de acero.

Dosificador: El dosificador volumétrico es la herramienta con la que en la vaina una vez empistonada introduciremos la cantidad de pólvora que corresponda a cada calibre.

Balanza de precisión: Es importante una balanza de precisión con medidas en grains con el fin de regular el dosificador y después hacer controles de calidad regulares sobre los cartuchos cargados.

1º.- RECALIBRADO Y DESEMPISTONADO:

En primer lugar partiendo de una vaina ya disparada,  la colocaremos en el shell holder , si tenemos dies de acero será necesario engrasar la vaina, si son de tungsteno no será necesario, utilizando el die número 1 accionaremos la prensa y la vaina habrá sido recalibrada y desempistonada. Hay que tener presente que hay que llegar hasta el final del recorrido de la prensa.

2º.- ABOCARDADO Y  EMPISTONADO : 

En segundo lugar primero limpiaremos la vaina , tanto en su interior de restos o tierra,  como en el exterior de aceite ( este inutiliza los pistones), y también limpiaremos el lugar dejado por el pistón gastado. No es preciso una limpieza muy a fondo .

             Una vez cambiado el día 1 por el 2, abocardaremos la parte superior de la vaina o cuello para que nos facilite la introducción del proyectil. En la mayor parte de las prensas este movimiento de la prensa combina el abocardamiento con la introducción de un pistón nuevo.

             3º.- LLENADO DE POLVORA:

Cuando tengamos las vainas abocardadas y empistonadas, las introduciremos en una tabla para vainas. Estas tablas se pueden comprar pero también son fáciles de fabricar. Consisten en una plancha de madera o plástico de tamaño variable y con agujeros para unas cincuenta vainas, de esta manera las vainas quedan sujetas horizontalmente, facilitando así la labor de accionar el dosificador. Esto se realizara llevando el mismo orden o sea de arriba abajo o de izquierda a derecha con  el fin de evitar el doble llenado de una vaina. 

            Una vez hecho esto en todas es importante hacer un examen visual con el fin de detectar si en alguna vaina la carga es doble. Ante la duda vaciar la vaina y volver a llenarla y si tenemos duda en varias, vaciarlas todas y empezar otra vez. En alguna ocasión al accionar la palanquita del dosificador , esta nos muestra algo de resistencia y puede ser que la levantemos un poco antes de volverla a bajar, esta vaina también debe ser vaciada pues puede haberse introducido algún grano extra de pólvora.  Podemos coger media docena de cartuchos al azar y comprobar con la balanza si la carga es la correcta realizando de esta manera un control de calidad.

4º.- INTRODUCCION DE PROYECTIL Y CERRADO: 

            Con todas las vainas de nuestro soporte llenadas y empistonadas, cambiaremos el die 2 por el 3. en las vainas introduciremos el proyectil de manera que quede lo más fijo y recto posible, y a su vez los iremos sujetando en la prensa, accionando esta y cerrando finalmente  los cartuchos que ya estarán terminados.

 NORMAS DE SEGURIDAD: 

  • No fumar ni estar cerca de fuentes de calor.
  • Recargar en lugares con ambiente seco.
  • No distraerse, especialmente cuando se realice el llenado de pólvora.
  • No tener prisas, ni dejar las cosas a  medias, si nos proponemos terminar 25 vainas, hagámoslo, especialmente en el llenado y cerrado final.
  • No hagamos experimentos con las cargas. Las tablas de recarga son para algo.

             Hay que tener en cuenta que hay publicaciones especializadas en la recarga,  y que esto es solo una ligera introducción. En ellas se explica todo con más detalle e incluso hacen referencia a otras herramientas como trimadores, escariadores, etc..

             En España, el reglamento de explosivos vigente, permite la recarga de cartuchería metálica, necesitándose para ello una autorización especial expedida por la Intervención de Armas de la Guardia Civil, previa la acreditación de haber realizado un cursillo en un centro autorizado.