PORTADA Editorial Noticias Artículos y colaboraciones Legislación Compra, venta e intercambio Enlaces a clubs, federaciones, etc. Tiradas, campeonatos, competiciones, trofeos Lesiones en el tiro Selecciones del boletín del club Nuestros patrocinadores Algunas fotos Vídeos del club Contacto por correo electrónico

No soy un especialista en probar armas ni tampoco un gran tirador, no obstante la Baikal IZH 35 ha sido adquirida por algunos socios del club y presenta algunas características que me han llamado la atención.

 La primera y que suele ser lo que más llama la atención de un comprador es su imagen en fotografía, parece una pistola de alta competición por sus cachas anatómicas, cañón, etc.. , eso nos lleva a sorprendernos  más al ver que su precio es de solo 450 € puesta en casa. 

Con estos dos parámetros uno podría desconfiar de ella comparándola con un producto del “ todo a cien”, pero nada más lejos de la verdad. Varios tiradores de diverso nivel deportivo hemos probado el arma y nos ha parecido una buena opción, especialmente para tiradores con el bolsillo un poco débil pero con ganas de competir con alguna garantía.

 PRESENTACIÓN DEL ARMA:

 El arma viene dentro de un funcional maletín de Walther , en el que hay espacio para baqueta, una caja de cartuchos, y alguna herramienta de pequeño tamaño. 

Junto con el arma viene un sencillo manual en castellano y un solo cargador, adquirir otro adicional cuesta al parecer unos 18 € lo cual no es demasiado caro. 

EMPUÑANDO LA PISTOLA: 

Las cachas anatómicas que trae de serie la Baikal se acoplan rápidamente a la mano del tirador siendo regulables en altura con unos tornillos.  Estas son de madera lo que permite trabajar muy bien sobre ellas en caso de querer mejorar su  adaptación al tirador , si bien los que la hemos probado no hemos considerado necesario ningún retoque.

 Se aprecia que el arma esta bien compensada con su centro de gravedad cercano a la empuñadura.

 

 CARGADOR:

 Como ya se ha dicho con la pistola viene un solo cargador, aunque la armería facilita aparte los repuestos necesarios. 

Tiene una capacidad de 5 cartuchos del calibre 22 lr., lo cual para el tiro deportivo es más que suficiente.

 Se introduce fácilmente en su alojamiento de la empuñadura donde se encuentra el botón para soltarlo una vez finalizada la serie. Aquí al principio nos ha chocado un poco que la acción de sacar el cargador era impedida por nuestros propios dedos atrapados entre la empuñadura y este. En cuanto le hemos encontrado el truco el cargador sale perfectamente y  sin molestias. El truco consiste en presionar el botón de retenida del cargador con el dedo pulgar y extraerlo del alojamiento con el dedo índice a la vez haciendo como una pinza.

 ARMAZÓN:

 Es de suponer que esta fabricado con el mejor acero ruso,  y se presenta pavonado en negro, no es una obra de arte, pero es suficiente para la pistola.

 CORREDERA: 

La corredera se encuentra situada en la zona media entre el armazón y el cañón, se desplaza longitudinalmente a este como en muchas pistolas  de tiro, como por ejemplo la Hammerli 280, se  aprecia bastante holgura, pero no afecta al conjunto cañón y se acciona fácilmente con los resaltes laterales, los cuales están tallados para evitar deslizamientos no deseados 

CAÑÓN:

 Es fijo y como ya he dicho anteriormente será del mejor metal ruso, no se puede decir más salvo que proporciona una buena precisión en el tiro.

 SEGUROS:

La Baikal dispone de un seguro de empuñadura  consistente en un resalte en la parte alta de esta, según las instrucciones se puede anular accionando un tornillo, lo hemos intentado y no hemos podido, pero como he dicho no somos especialistas, para más datos sobre este tema aconsejamos consultar al armero.

 El otro sistema de seguridad es visual, y muy efectivo por cierto, consta de una placa con un punto rojo situada delante del alza, y que se presenta al accionar la corredera.

 

ELEMENTOS DE PUNTERÍA:

 Como en toda pistola dispone de alza y punto de mira, el primero regulable en deriva y altura, y el segundo no lo hemos probado, pero dispone de un tornillo que da a entender que es regulable en altura.

 Más que suficiente en un arma de competición.

 

 DISPARADOR:

 Viene de fábrica con un peso de unos dos kilos. En la parte superior de la corredera, un poco adelantado a la ventana de expulsión hay un tornillo que regula la fuerza del disparador, enseguida nos hemos hecho con él y con un kilo de presión el arma va perfecta para tirar a Standard

 PRUEBA DE DISPARO: 

Hemos probado el arma tal cual ha llegado a nuestras manos, los probadores somos un tirador medio-avanzado con una puntuación habitual en Standard de unos 510-525 puntos, y otro novel que apenas ha realizado algunos disparos con una TS-22. 

El empuñe es bueno y  cómodo como se ha dicho anteriormente.

En un primer momento se ha notado la dureza del disparador consiguiendo no obstante una agrupación aceptable, tras aligerar la presión de este la agrupación ha mejorado ostensiblemente.

 Se ha realizado una serie a 20 segundos corrigiendo un poco sobre los impactos y el resultado ha sido bueno. Todo esto en el caso de tirador medio-avanzado.

En el caso del tirador novel este ha realizado una agrupación más que aceptable de cuatro impactos, perdiendo el restante unos centímetros a la izquierda.

Ver blancos:   De fábrica      Gatillo regulado       Serie rápida 20"

 RESUMEN:

 Es un arma que podríamos denominar con un acabado “tosco”, como viene siendo habitual en productos de la extinta Unión Soviética, pero el resultado general ha sido bueno.

Con un precio de 450 € puesto en casa, consideramos que es un arma superior  a las habituales y más que machacadas TS-22 o similares, no solo permite aprender y entrenar sino que puede servir para competir a un nivel medio, facilitando mucho la labor a tiradores con poca experiencia. Si tenemos en cuenta que uno de sus equivalentes como la X-esse cuesta más de 600 € y la CZ del 22 cuesta unos 130  € menos pero sin cachas anatómicas, la BAIKAL izh35 es una buena opción  a tener en cuenta. Además estoy seguro que dura toda la vida.

 La armería Fiol de Mallorca que nos las ha servido ha prestado un buen servicio y no hemos tenido absolutamente ningún problema, estando pendiente hasta la entrega del arma en todo momento.