PORTADA Editorial Noticias Artículos y colaboraciones Legislación Compra, venta e intercambio Enlaces a clubs, federaciones, etc. Tiradas, campeonatos, competiciones, trofeos Lesiones en el tiro Selecciones del boletín del club Nuestros patrocinadores Algunas fotos Vídeos del club Contacto por correo electrónico

CAMPEONATO DE ESPAÑA DE AIRE COMPRIMIDO 2008: Experiencia de un socio 

            Entre los días  seis y ocho de diciembre pasado se celebró en las instalaciones deportivas de Tiro Olímpico de la localidad de Mollet (Barcelona) el Campeonato de España de Aire Comprimido de Pistola y Carabina.

            Por parte de nuestro Club participamos dos personas: Tomás Sánchez y el autor de este artículo. Las puntuaciones obtenidas fueron de 552 y 511 respectivamente. 

            Pero al margen de las puntuaciones, una buena, la otra mala, la experiencia de participar en un evento deportivo de esta categoría es muy positiva. 

            En primer lugar las sensaciones que el tirador experimenta son de seriedad, interés, motivación y sobre todo lo que esto origina en tu cabeza: “tengo que hacerlo lo mejor posible, no puedo fallar”. Al final puede que el resultado no sea el que tu hubiera deseado – los motivos son objeto de otro artículo-, pero he estado ahí, al lado de los mejores, al lado de los componentes del Equipo Nacional de Tiro. 

            Quiero transmitir que en un Campeonato de España, -Dios me libre de desmerecer otras competiciones- las sensaciones que el tirador tiene –al menos a mi me ocurrió- son más acusadas que en otras tiradas. 

            Los que estamos en un nivel medio bajo seguimos con atención el tipo de arma, posturas, posiciones, agarres, encares, toma de miras y realización de los disparos de los tiradores que son la élite en España. Luego al final te infiltras en los corrillos donde esos tiradores que han hecho puntuaciones por encima de 565 expresan sus impresiones y luego las analizas y te das cuenta de que tu arrastras ciertas manías y cometes errores que prometes tienes que solucionar. 

            No cabe duda que una competición de esa entidad te motiva, te anima a seguir en este deporte, de entrenar más, de aspirar a más. 

            Después de la tirada siempre queda tiempo para dar un paseo por las Ramblas, ese emblemático lugar de Barcelona donde se ve pasar casi todas las nacionalidades del mundo, pero de un mundo variopinto, estrafalario, original, surrealista y anónimo. Luego una parada en un  bar del barrio Gótico para degustar una  buena cerveza y una suculenta y sabrosa butifarra catalana, toda  una delicia.  

            Animo a los socios del club a participar en estas competiciones: es una experiencia extraordinaria.

 Logroño, 16 de enero de 2009