PORTADA Editorial Noticias Artículos y colaboraciones Legislación Compra, venta e intercambio Enlaces a clubs, federaciones, etc. Tiradas, campeonatos, competiciones, trofeos Lesiones en el tiro Selecciones del boletín del club Nuestros patrocinadores Algunas fotos Vídeos del club Contacto por correo electrónico

357, 9 mm, .45 o fusil... jamás

Principios básicos para empezar a disparar

 

por el Licenciado Ricardo Rio

 
   Quienes somos Instructores de Tiro vivimos a diario esta realidad. Al comenzar un nuevo curso de capacitación es importante indagar acerca de la historia que como tirador cada uno tiene, esto es de suma importancia para tener datos relevantes acerca de las experiencias personales con relación al tema. La información previa al dictado del curso es un dato fundamental como diagnóstico para saber frente a quien estamos parados.

Suelo preguntar antes de desarrollar el programa del curso cuales han sido las experiencias previas al curso, de las mismas he recibido respuestas como estas:

  • Soy legítimo usuario, tiro y cazo hace treinta años
  • Tiré con FAL y 9mm en el servicio militar
  • Hice las condiciones de tiro en el colegio secundario
  • Mi papá me enseñó a tirar con el rifle de aire comprimido en el club
  • No tire nunca, pero quiero aprender por la inseguridad
  • Tire con un amigo, .44 Mgn, .357 Mgn, 9mm y .45
  • Hice un curso de primer nivel en tal institución
  • Nunca tiré y quiero aprender el deporte del tiro
  • Heredé un carabina de mi padre y quiero usarla
  • No me dejaron tirar de chico, ahora que soy mayor de edad puedo hacerlo

Estas respuestas resumen muchas de las que oímos cotidianamente. Lamentablemente tan solo tres, si tan solo tres, me dan la semi certeza de estar ante personas que respetan las normas de seguridad y su técnica de tiro es aceptable.


¿Por qué digo esto?

La experiencia de estar hace 8 años al frente del curso de Ingreso en el Tiro Federal Argentino de Bs. As. me ha dado la posibilidad de comprobar que muchos quieren demostrar gran conocimiento en el tema por el hecho de haber tirado con armas de grueso calibre, ser cazador o bien tener varias renovaciones de credencial de legítimo usuario.

Esto lamentablemente no es así. El hecho de tirar hace mucho tiempo puede significar sacar el fusil o la pistola una vez al año hacer un par de tiros, tener la suerte de no producir ningún accidente, limpiarla y guardarla. De hecho un tirador deportivo activo en un año tirará muchos mas tiros que esta persona en toda su vida.

El hecho de haber disparado solo con armas de grueso calibre me hace pensar que esa persona puede conocer las normas básicas de seguridad, pero dudo que técnicamente sea una persona que domine el arte de tirar. Esto es porque quien comienza a tirar con grueso calibre sin experiencias previas comete groseros errores por el shock emocional que produce el estampido y retroceso con estas armas de alto poder.

Lamentablemente hay padres y amigos que inician a sus hijos y conocidos en la actividad poniendo en sus manos armas que no son recomendables para aprender a tirar. Es imposible, por ejemplo, enseñarle a un niño de 12 años a tirar con 9mm, .357, ni siquiera con un .32 mucho menos con un fusil porque podrá apretar el gatillo en una dirección, pero aprender a tirar bien nunca.

El hecho de sostener un arma pesada ya será una molestia para el chico, no podrá alinear las miras correctamente por el movimiento que se produce, lo que llevará a que al momento del disparo oprima la cola del disparador violentamente aumentando el error, aún mas, por el miedo al retroceso.

En una persona mayor sucederá lo mismo pero con una diferencia, aquí el movimiento del arma no se dará por debilidad o falta de fuerza, sino por el contrario, el hombre sin experiencia busca sobrellevar el miedo al retroceso del arma imprimiendo excesiva presión en la empuñadura, consecuentemente las tensiones musculares extras se trasladarán al arma. Básicamente es el mismo error que en un niño pero por efecto contrario, uno por debilidad el otro por excesiva presión.

Los otros errores mas groseros, comunes y fatales son el tiro del espadachín y adelantar el retroceso. El primero es sacar el disparo desde la muñeca haciendo que la boca del cañón pegué un latigazo hacia abajo al momento del disparo, el segundo es elevar la boca del cañón previo al retroceso, por supuesto que todo esto se hace cerrando los ojos al momento del estampido.

Esta es la realidad, lamentablemente pocas personas realizan cursos de capacitación en Instituciones o con Instructores de tiro habilitados mas allá de las nociones básicas que les hayan dado una persona con buenas intenciones.

Como dato revelador puedo decir que tuve la oportunidad de conocer a un agradable señor que disparó conmigo por primera vez siendo ya legítimo usuario con su nuevo revolver .357 magnum. Jamás había disparado anteriormente, estrenaba su arma conmigo. Le pregunté si había sido capacitado previo a la firma de la idoneidad de tiro, me pregunto ¿qué era eso?. Como ya había participado de la clase teórica de dos horas antes de tirar con su arma lo hice tirar varios tiros en seco y con calibre .22 con un revolver similar al suyo.

Grande fue mi sorpresa al poco tiempo al enterarme que esta persona era Presidente de una Asociación ligada a la actividad.

Entonces, ¿qué hacer?. Si tuviéramos un familiar o amigo que quisiera tener su primera experiencia con armas deberíamos antes que nada preguntarle cuáles son sus motivaciones, si me permiten las resumiría en: 1) por seguridad y 2) por curiosidad.

En el caso de la primera deberíamos claramente explicarle que el hecho de poseer un arma de ninguna manera mejorará su seguridad real, quizás le de una mayor sensación de seguridad subjetiva, pero que de ninguna manera tener un arma, con esta sola finalidad, será un beneficio para él y sus seres queridos.

En el segundo caso tenemos la gran oportunidad de sumar un nuevo legítimo usuario y tirador deportivo comenzando con el "pie derecho" desde el primer empuñe.


Entonces en este caso ¿qué deberíamos hacer?

Como primera medida deberíamos explicarle someramente los tipos de armas que existen, las cortas con las diferencias entre pistolas y revólveres, las largas estriadas con sus distintos sistemas de carga y de funcionamiento, y las escopetas con sus cañones lisos y la particularidad de los perdigones.

Deberíamos también explicarle la particularidad de los cartuchos y sus calibres haciendo especial hincapié en los efectos que producen los proyectiles y las distancias que pueden recorrer hasta finalizar su trayectoria.
Una vez comprendido esto las "medidas y normas de seguridad" son el paso obligado, de ellas dependerá la vida de esta persona y quienes lo rodean.

Estas son:

  • Manejar todas las armas como si estuvieran cargadas, jamás jugar con ellas, hacer bromas o apuntar a alguien, aún en la absoluta certeza que el arma esta descargada.
  • Mantener el cañón en una dirección segura para nosotros y toda persona al alcance de la trayectoria del proyectil.
  • Mantener el dedo fuera de la cola del disparador (gatillo) hasta tanto se haya tomado debida puntería sobre el blanco.
  • Sacar cargador o vaciar almacén de cartuchos no permitiendo la re-carga del sistema.
  • Abrir el sistema funcional y verificar visualmente la recámara comprobando fehacientemente que este vacía.
  • Solo utilizar el arma en polígonos habilitados y supervisados por Instructores del RENAR. ( campos autorizados)
  • Trasladar las armas completamente desactivadas y descargadas, llevando los cartuchos por separado, con la documentación personal y del arma en regla.

En el caso de los menores de edad solo podrán hacerlo acompañados por un mayor responsable dando cumplimiento al punto 6°. Además de no ser recomendable formar a niños menores de 10 años y nunca a menores de 8 años.

Esto tiene sus razones, en primer lugar la lateralidad y los procesos fisiológicos que regulan el equilibrio y la precisión oculo - manual necesarias para la puntería fina no estarán debidamente maduros hasta los 10 años, además que solo a partir de esta edad el niño comprenderá las responsabilidades sociales y deportivas del uso de armas de aire comprimido o de fuego de bajo calibre sin generar mayores riegos.

Las armas a las que podrían acceder, incluso los jóvenes, deben ser de bajo calibre, pues los micro traumatismos que generan las armas de grueso calibre con cada retroceso pueden traer consecuencias no deseadas para los jóvenes y niños, tanto a nivel articular y óseo por la energía liberada durante el disparo, como a nivel tendinoso, ligamentoso y muscular por tener que sostener armas muy pesadas con relación al peso corporal.

Todos estos esfuerzos absolutamente innecesarios se convierten en riesgos potenciales para la salud del joven, desvirtuando las finalidades de una práctica deportiva.

Luego de las normas de seguridad debemos explicarles las normas legales vigentes; que significa ser legítimo usuario, que es la Credencial de legítimo usuario y que es una tenencia de arma. Derechos y obligaciones de los legítimos usuarios. La diferencia de transporte y portación de armas debe ser claramente explicada.

Jamás opine o cuente que le contaron, que le habían dicho, o que recuerda que le parecía, que se habría resuelto en un ignoto juicio que en un caso hipotético quien uso el arma fue encontrado inocente. NUNCA JAMÁS  formen opiniones hipotéticas con relación a temas de única y exclusiva competencia de los magistrados ante una situación real y concreta.

Una vez saneado el camino bueno sería comenzar con la técnica. Y en este sentido la puntería es nuestro primer paso. Mostremos claramente las miras explicándole que es una mira trasera (alza) y que es una mira delantera (guión) además de dibujar con precisión como estas deben ser colocadas entre sí y el blanco.

Con el guión al ras y en el medio del alza, este conjunto deberá colocarse al pie de diana ( sobre la parte blanca inferior al círculo central negro), de acuerdo a las técnicas de aprendizaje del tiro de escuela. Esta técnica es básica para cualquier disciplina de tiro aunque en el futuro se cambie por requerimientos de la disciplina u otra técnica.

La respiración deberá ser mantenida durante el proceso de puntería para no generar mayores movimientos al arma, tomando la cola del disparador por la última falange del dedo índice. La presión deberá ser constante aumentando al momento de ver la imagen perfecta de las miras sobre el blanco. El arma debe mantener firmemente alineada al blanco durante el proceso de disparo, siendo tan solo el natural retroceso del arma el movimiento que se genere.


Entonces ¿ como empezar a disparar ?

Quizás este sea el punto en conflicto para muchos, si queremos enseñar bien debemos hacerlo desde la posición mas estable para que el principiante no cometa errores y las posiciones son: un buen empuñe con arma corta sentado con apoyo y con arma larga tendido con apoyo.

Estas posiciones nos aseguran que quien esta aprendiendo solo se preocupe por la posición estática del cuerpo, la toma del arma, las miras, la respiración y el momento crucial, el proceso de disparo.

Debemos tratar que en su primer experiencia logre la mayor cantidad de centros posibles, no por tener el blanco cerca, sino por una correcta ejecución de la técnica que como podrán ver es muy sencilla y que para muchos de ustedes que son tiradores experimentados no conlleva ningún grado de dificultad explicar correctamente.

Volviendo a las respuestas iniciales muchos con vergüenza dicen - solo dispare con armas de aire comprimido - esto de por si es fantástico. Es muy difícil encontrar a alguien que aprendió a tirar con estas armas que sea un mal tirador, ejecute mal la técnica o no respete las normas de seguridad.

De hecho mi padre me enseñó a tirar en la provincia de San Luis donde teníamos una hermosa casa en la cuál pasábamos varios meses al año. Mi carabina Diana modelo 25 con culata de nogal y la caja de 500 balines 4,5 ORBEA de tapa roja eran mi única preocupación.

Mi padre apoyaba el rifle sobre almohadones y yo le disparaba a naipes en desuso que colgaba en el alambrado. Solo me pedía que me preocupara en tomar el arma, miras, respiración y disparador.

Lo fantástico de estas armas al igual que el calibre .22 es que permiten observar, a quien instruye, todos los errores que comete el nuevo tirador. Con estas armas es muy fácil enseñar a partir de la solución de errores.

De hecho la NRA norteamericana inicia en todas las colonias de vacaciones a los jóvenes con las llamadas "BB Gun" (baby guns), para nosotros armas de aire comprimido. Luego pasan al calibre .22 con pistolas semi auto pero haciendo la carga tiro a tiro, siempre con apoyo.

El siguiente paso es la técnica de tiro con arma larga tendido y pie. Recién que aprenden estas posiciones pasan a tirar con arma corta a brazo libre.

Esto tiene su explicación, tendido con arma larga permite gran estabilidad en un grado mayor de dificultad que estar apoyado permitiendo un aprendizaje mayor. La posición de pie implica un necesario equilibrio estático en la puntería, el movimiento de las miras sobre el blanco es mayor, a pesar de lo cuál si el proceso de aprendizaje fue el adecuado, el nuevo tirador respetará la técnica básica de miras, respiración, disparo.

Finalmente estará listo para disparar con arma corta en posición de pie a brazo libre.

Ahora bien, ustedes querrán saber quienes son los tiradores mas confiables, a mi entender, de las diez respuestas recibidas al comienzo de la nota. Y aunque esto es solo una generalidad con honrosas excepciones puedo decir:

  • Hice las condiciones de tiro en el colegio secundario
  • Mi papá me enseñó a tirar con el rifle de aire comprimido en el club
  • Hice un curso de primer nivel en tal institución
El primero tuvo la gran oportunidad de ser formado bajo la conducción docente implementada por la Dirección General de Tiro y Gimnasia en las escuelas secundarias por profesores de educación física. Sus conocimientos teóricos son razonables, su preparación con relación a las normas de seguridad es muy sólida y la técnica es muy buena. Lamentablemente esto dejo de implementarse en las escuelas en el año 1974. El primero tuvo la gran oportunidad de ser formado bajo la conducción docente implementada por la Dirección General de Tiro y Gimnasia en las escuelas secundarias por profesores de educación física. Sus conocimientos teóricos son razonables, su preparación con relación a las normas de seguridad es muy sólida y la técnica es muy buena. Lamentablemente esto dejo de implementarse en las escuelas en el año 1974.

El segundo fue educado específicamente en el tiro deportivo en un club con un excelente recurso formativo, el aire comprimido.
El tercero confió en una Institución habilitada por el RENAR con instructores habilitados por el mismo organismo, conclusión manejará los mismo códigos que planteo.

Como verán la postura es simple, enseñemos con bajo calibre, es el mejor recurso formativo para nuevos tiradores. Grueso calibre para empezar, jamás.